De la imagen fotográfica a los orígenes pre-fotográficos

Por Carlos Sangiovanni.

 

Resulta simple definir la imagen como la aglomeración de formas identificables a partir de un objeto representado. Se nos hace más fácil aclarar su comprensión recurriendo a sus raíces filológicas que relacionan imagen con el sustantivo latino imago (figura, sombra, imitación) y con el griego eikon (icono, retrato), entendiéndose icono como: “todo signo que originariamente tiene semejanza con el objeto a que se refiere”(clásica terminología de Pierce, en Semiología).  

Dentro de los procesos de reproducciones de la imagen, la fotográfica envuelve al mundo contemporáneo. Con ello también llega el cuestionamiento de las realidades que muestran las iconografías fotográficas de este siglo. Si la imagen fotográfica se reconocía en pasado reciente como testimonio de realidad, el mundo digital se ha encargado de darle una visión y versión distinta; instituyó una nueva retórica, un discurso de lo imposible-posible representado por esa nueva imagen visual de la híper modernidad.

Nos vemos y hacemos que nos vean, con el uso y abuso de las tecnologías que nos brinda el momento. La fotografía ha sido tomada por las masas, que se regodean con ella como un “placer para la vista”, en ese juego erótico que caracteriza a la sociedad del Facebook. Millones de imágenes se toman en un segundo, para ese pacto voyerista con otros que nos observan y a quienes también contemplamos, en esa espiral egocéntrica y ante el gran espejo ciber espacial que nos distrae, haciéndonos olvidar realidades autenticas que no podemos maquillar. Llegar a este grado tecnológico de manipulación de la imagen en que se encuentra la sociedad digital, ha tenido estamentos históricos muchas veces ignorados o desconocidos de sus orígenes prefotográficos. Seguir leyendo ” De la imagen fotográfica a los orígenes pre-fotográficos”