Arte Povera, reciclado y artesanía.

Por Carlos Sangiovanni

La satisfacción de necesidad conduce a los humanos, persistentemente, a una vorágine de creación de objetos para el consumo. Los diversos conglomerados sociales han sido despiadados con la naturaleza y el frágil ecosistema de nuestro planeta, con el uso indiscriminado de muchos de sus recursos, para la creación de estos objetos destinados a satisfacer nuestras necesidades, fugaces o no. Millones de toneladas de basuras y desperdicios son recolectados día por día, depositados en vertederos a la intemperie, resultado del descarte de muchos de estos objetos que en su momento fueron útiles para suplir nuestras necesidades.

La reflexión sobre este modelo consumista de la sociedad impulsó –en cierta medida– a un grupo de artistas italianos, en el 1967, a utilizar materiales y objetos considerados pobres, de desechos y sin valor aparente, para la realización de sus planteamientos estéticos.   Arte Povera (Arte Pobre), fue el término acuñado por el crítico y curador de arte, Germano Celant, para referirse al grupo en sus primeras exposiciones. Este movimiento trilló el camino trazado con mucha anterioridad por Marcel Duchamp, Arp y Schiwitters, quienes recogieron objetos comunes, descartados y de la vida diaria,  para la elaboración de sus obras artísticas.

Marisa Merz Senza titolo 1966_big
Marisa Merz Senza

El Arte Povera, como tendencia estética, surgió en abierto rechazo a las vanguardias norteamericanas de los 50 y 60, no tanto por su potencialidad creadora como por una especie de enajenación en el uso dispendioso de los materiales artísticos. Seguir leyendo “Arte Povera, reciclado y artesanía.”