Arte Povera, reciclado y artesanía.

Por Carlos Sangiovanni

La satisfacción de necesidad conduce a los humanos, persistentemente, a una vorágine de creación de objetos para el consumo. Los diversos conglomerados sociales han sido despiadados con la naturaleza y el frágil ecosistema de nuestro planeta, con el uso indiscriminado de muchos de sus recursos, para la creación de estos objetos destinados a satisfacer nuestras necesidades, fugaces o no. Millones de toneladas de basuras y desperdicios son recolectados día por día, depositados en vertederos a la intemperie, resultado del descarte de muchos de estos objetos que en su momento fueron útiles para suplir nuestras necesidades.

La reflexión sobre este modelo consumista de la sociedad impulsó –en cierta medida– a un grupo de artistas italianos, en el 1967, a utilizar materiales y objetos considerados pobres, de desechos y sin valor aparente, para la realización de sus planteamientos estéticos.   Arte Povera (Arte Pobre), fue el término acuñado por el crítico y curador de arte, Germano Celant, para referirse al grupo en sus primeras exposiciones. Este movimiento trilló el camino trazado con mucha anterioridad por Marcel Duchamp, Arp y Schiwitters, quienes recogieron objetos comunes, descartados y de la vida diaria,  para la elaboración de sus obras artísticas.

Marisa Merz Senza titolo 1966_big
Marisa Merz Senza

El Arte Povera, como tendencia estética, surgió en abierto rechazo a las vanguardias norteamericanas de los 50 y 60, no tanto por su potencialidad creadora como por una especie de enajenación en el uso dispendioso de los materiales artísticos.

Significó usar materiales desechados y de fácil alcance, asumir una nueva actitud inventiva ante la vida, descubriendo las raíces del hecho creativo. Partir de los materiales simples con los que se trabaja y considerarlos una extensión del cuerpo y el alma del artista, quien se conecta directamente con el entorno y la naturaleza en una sintonía armónica. Esos detalles hacen del Arte Povera una filosofía de vida que se recicla, en momentos que vislumbramos un futuro desgarrador para nuestro planeta.

El termino reciclar, utilizado hasta la saciedad en los albores de nuestro siglo XXI, nos exhorta a “someter materiales usados o desperdiciados a un proceso de transformación o aprovechamiento para que puedan ser nuevamente utilizados”, algo muy claro para los artistas que asumieron en el pasado siglo el proceso de reciclar objetos desechados de la sociedad de consumo, para devolvérnoslos conceptualizados en obra creativa para el deleite estético.

IMG_1003

La utilización de desperdicios del consumismo hedonista, para ser reciclados y transformados, trasciende el espacio de las artes plásticas, y encuentra en la artesanía contemporánea formas nuevas de reinvención de los objetos utilitarios y decorativos hechos a mano. Las posibilidades del uso de materiales y cosas desechadas trascienden la imaginación creativa, constituyéndose en una realidad de constante crecimiento en ferias y eventos artesanales.

El objeto artesanal creado a partir del desperdicio se nos devuelve con una fertilidad imaginativa, sencillez de una bonanza natural que repudia los artificios mecánicos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s